El tutoring puede que sea una de las opciones menos conocidas para aprender un idioma. Consiste en ofrecer horas lectivas de enseñanza de tu idioma nativo a cambio de una estancia en el extranjero.

Las clases serán principalmente de conversación y se impartirán bien a la familia de acogida o en una escuela. Mediante este intercambio conseguirás una estancia en el país que quieras aprender el idioma. El tiempo que no estés en las clases de tutoring lo puedes usar para recibir tu propia formación en el idioma o sencillamente para hacer turismo. El objetivo es recibir una experiencia de inmersión lingüística.

Para poder acceder a esta modalidad de aprendizaje de idioma deberás tener conocimientos básicos del idioma que quieres aprender. Necesitas cierta base que te ayudará a comunicarte y realizar el tutoring de manera estructurada. Necesitas poder comunicarte para poder dar las clases de conversación en tu idioma nativo.

Además es necesario que cuentes con experiencia en la enseñanza. En cierta manera vas a actúar como si fueras un mentor o mentora. No sólo deberás ofrecer conversación sino que deberá ser de calidad y con fines educativos. Para ello necesitarás ciertas estructuras en las clases. Si cuentas con vocación para la enseñanza te será de mucha ayuda.

Con el cumplimiento de las horas lectivas establecidas en la que serás tutor, el resto del tiempo lo podrás estructurar de la manera que quieras. A cambio contarás con alojamiento con pensión completa durante el tiempo que dure tu estancia. Así que no tendrás problemas para aprovechar al máximo el tiempo que pases en ese país extranjero.

Lo mejor que puedes hacer es aprovechar al máximo tu experiencia de inmersión lingüística. Lo habitual es que tu estancia sea en el hogar de una familia que es la que va recibir tus clases. Por ello participarás de la vida en un país extranjero y esto potenciará el aprendizaje del idioma (para todos).

El tutoring es un sistema de aprendizaje que ayuda a la inmersión lingüística

Si durante tu permanencia aprovechas y realizas estudios del idioma acudiendo a una academia, seguramente la mejora en el idioma que sientas será exponencial. A esto podrás añadir el enriquecimiento personal de conocer otras culturas y vivir en otros países. El intercambio de idiomas se lleva a otro nivel.

La decisión de cómo aprovechar tu tiempo durante tu estancia lo decides tú. El tutoring te deja mucho tiempo libre ya que las clases de conversación son pocas horas durante la semana. Podrás hacer turismo para conocer el país o podrás realizar actividades para tu propia formación. Todo esto sobre la base de estar usando constantemente otro idioma.

Por esto el tutoring se presenta como una oportunidad muy versátil para aprender un idioma. La manera de aprovechar la estancia la decides tú. El problema del alojamiento y el alimento lo tienes solucionado. Es una gran oportunidad para conocer gente de otros países. Vivirás experiencias que recordarás toda la vida.

La manera de conseguir acceder a una de estas experiencias es con ayuda de un centro de idiomas. Te explicarás cuáles son las mejores opciones y qué necesitas para ser partícipe de un tutoring en el extranjero. También te ayudarán a que aproveches la experiencia al máximo.

Este sistema es ideal para los que quieran dar un salto cualitativo en el manejo de un idioma. Además podrás ayudar a otros a que mejoren también en un idioma que no es el suyo propio. Se producirá un intercambio cultural muy enriquecedor por ambas partes. Es una manera muy interesante de aprender y perfeccionar un idioma.